martes, 19 de junio de 2012

La manifestación de sacerdotes de la Vía Layetana

Los 130 sacerdotes saliendo de la catedral en dirección a la Via Layetana
Hace unos días Germinans daba a conocer el escándalo del santuario ecológico de Gallifa, nuestros lectores quedaron desconcertados al comprobar la existencia de un lugar así y de un sacerdote que está al frente de semejante atrocidad. Que nadie se piense que el Rvdo. Josep Dalmau es uno de esos sacerdotes que a sus 85 años ha perdido la cabeza y ya no sabe lo que está haciendo. Tampoco que es una "rara avis", que va por su cuenta y que no tiene ninguna influencia o simpatía en el resto de la Iglesia.

El Rvdo. Dalmau es un sacerdote muy conocido en Barcelona, ya que formó parte de nuestro clero diocesano y no como un peón más, sino como uno de los cabecillas de todas las acciones revolucionarias que perpetró nuestro politizado y catalanizado clero en aquellas décadas de los sesenta y setenta en que para muchos clérigos la vida cristiana quedaba en un segundo término y pasaba al primero la lucha contra el régimen franquista y por las libertades democráticas, la defensa de la nación catalana y el rechazo de todo aquello que fuera interpretado como forastero o tradicionalista. 

Entre estas actuaciones destacaré algunas: la principal desde mi punto de vista es la campaña "Volem bisbes catalans" que acabó mandando al exilio a uno de los mejores obispos que ha dado nuestro país: Don Marcelo González; la "capuchinada" con motivo de la constitución del Sindicato Democrático de Estudiantes en el convento de los capuchinos de Sarrià de Barcelona (con asalto final de la policía). La constitución de la Assemblea de Catalunya en la Parroquia de San Agustín y la Asamblea de la misma en la parroquia de María Medianera (que acabó con 113 detenciones). La fundación de Convergencia Democràrica de Catalunya (el partido de Pujol) en Montserrat, la fundación de Comisiones Obreras en la parroquia de Sant Medir, o la manifestación de sacerdotes por la Via Layetana de Barcelona contra los malos tratos recibidos por el dirigente universitario Joaquim Boix. 

Mn. Dalmau, cabecilla de la manifestación




















































































































Efectivamente el 14 de mayo de 1966, hacia el mediodía un grupo de 130 sacerdotes, perfectamente ensotanados, salen de la catedral y se dirigen a la Vía Layetana donde estaba el cuartel de la Policía Nacional, para entregar un manifiesto al comisario político el Sr. Antonio Juan Creix. Que nadie se piense que la sotana era el vestido habitual de esos sacerdotes, de hecho ninguno de ellos se la volvió a poner después de la manifestación, era una actuación premeditada, una evidente jugada de marketing para que internacionalmente el efecto visual de la represión fuera mucho más contundente. La foto de la policía reprimiendo a unos señores con pinta de camioneros (que es como vestían habitualmente los clérigos), era algo habitual y demasiado visto por la prensa, pero la policia corriendo detrás de sacerdotes con sotana era algo inédito y de gran valor reivindicativo.

El Rvdo. Dalmau era uno de los principales cabecillas, de hecho él se encargó personalmente de muchas de las gestiones de la manifestación para que fuera un éxito, como por ejemplo avisar al Cónsul de Estados Unidos Sr. Ford, para que presenciara la escena, también avisó al jefe de la secretaría del Presidente de la Generalitat en el exilio Sr. Josep Tarradellas y lo más importante, se preocupó (con la ayuda de Josep Benet, luego senador comunista) de tener un fotógrafo instalado en uno de los balcones de delante de la comisaría de policía para inmortalizar el momento. Todo estaba programado y planificado milimétricamente en la mente privilegiada del Rvdo. Dalmau.

De hecho una vez los sacerdotes se dirigen a la comisaria y reciben la órden de dispersarse, el propio comisario Sr. Creix, le indica personalmente al Rvdo. Dalmau, a quien conocía de encuentros anteriores, de que se dispersasen, a lo que el sacerdote se niega argumentando de que ya la cosas no se puede volver atrás, había mucho en juego y el clero tenía que cumplir con el plan establecido: que el cónsul norteamericano presenciara la escena y que fuera fotografiada para el descrédito total de un régimen que internacionalmente aparecería como habiendo perdido los papeles, capaz de apalear a unos pobres e inocentes sacerdotes.

La realidad es que los clérigos no fueron inicialmente maltratados, simplemente dispersados, exceptuando el Rvdo. Alexandre García Durán que decidió quedarse quieto delante de la comisaria y lógicamente recibió de lo lindo, los demás pudieron marcharse sin demasiados problemas a pesar del grito estudiado de "Nos están matando". Le estampa quedó perfecta y los objetivos cumplidos en su totalidad. El clero barcelonés se apuntó un tanto contra el régimen, que no era comparable con casi ninguna de las movilizaciones que se efectuaban a diario. Eso sí en las calles colindantes, más de uno, entre los que estaba el Rvdo. Dalmau recibieron sus buenos golpes por parte de unos policias irritados y disgustados por semejante comedia.

Al cabo de tres años, fueron juzgados y condenados por el tribunal de Orden Público de Madrid, los cuatro cabecillas de la manifestación: El ya conocido Rvdo. Josep Dalmau, el Rvdo. Ricard Pedrals (entonces vicario de la parroquia de San Antonio de Vilanova, posteriormente secularizado), el Rvdo. Josep Maria Totosaus y el capuchino P. Jordi Llimona.

El Rvdo Totosaus, fue posteriormente secretario del Centro de Estudios Pastorales de las Diócesis Catalanas y responsable de sus publicaciones durante todo el pontificado de Don Narcís Jubany, es decir el Centro oficial de formación del clero catalán. Destituído por Don Ricardo, fundó la publicación "El pregó" con la única intención de atacar y erosionar al cardenal valenciano. El capuchino P. Jordi Llimona recibió la creu Sant Jordi y la medalla de honor de la ciudad de Barcelona, el obispo Don Joan Carrera estuvo presente en su entierro a pesar de haber defendido públicamente y con gran resonancia mediática posturas absolutamente heterodoxas con la doctrina de la Iglesia, como cuando dijo: "Yo defiendo el derecho a la eutanasia y al aborto (...) comprendo que se haga y creo que se tiene que despenalizar"

¿A qué viene ahora sacar un tema tan antiguo? Pues porque de aquellos polvos vienen estos lodos, porque la catastrófica situación de la Iglesia en Cataluña se debe en parte a ese clero que hemos tenido y que tiene en aquellos sacerdotes de la Via Layatena a sus "héroes". De hecho la marcha de Don Marcelo y la llegada de Don Narcís Jubany significó la claudicación por parte del cardenal gerundense ante este tipo de clero. Don Narcís viendo como se las gastaba su clero, decidió darles carta blanca y dejarles total libertad para hacer lo que quisieran. Como consecuencia de ello no sólo este tipo de clero campó a sus anchas, sino que se le encargó la formación del clero de las nuevas generaciones. 

Sólo la llegada de Don Ricardo Carles significó el cambio en la formación de los nuevos sacerdotes, desde entonces han salido un clero en la linea de SS.SS. Juan Pablo II y Benedicto XVI, pero quedan cientos de sacerdotes de la "antigua escuela" que además han contado con el apoyo de un obispo formado también en aquella misma cuerda, n.s.b.a. cardenal Martínez Sistach. Por el hecho de poder escalar y conseguir cargos eclesiásticos evolucionó teóricamente hacia una "oficial" ortodoxia,  pero aquellas generaciones de sacerdotes son sus amigos y compañeros de antiguas "batallitas", por lo que ha permitido que ese clero asilvestrado continúe haciendo de las suyas sin mover un dedo.

Antoninus Pius

23 comentarios:

  1. Perdona, Antoninus, pero claudicó Roma, cediendo a las presiones. No fue la primera vez, ni sería la última...

    ResponderEliminar
  2. Una idea de cómo está el panorama católico catalán:

    1. En la edición de La Vanguardia del lunes 18 de junio, en la página 37, figura una entrevista con el monje benedictino de Montserrat Josep Massot i Muntaner.

    En él se define como intelectual comprometido con los valores de la ética, la democracia y la solidaridad. Pide a la sociedad y al gobierno catalanes que sean conscientes con la defensa de la cultura y la lengua catalanas para evitar un retroceso en este tiempo de crisis. Dice que estuvo, durante el franquismo, en el activismo político en defensa de los derechos humanos y de los pueblos, y en el activismo cultural resistencial, ambos no encuadrados en partidos políticos, y como consecuencia de la función de suplencia de la Iglesia ante la falta de democracia.

    Personalmente, lo veo como un ejemplo de sustitución de valores propio del nacional-progresismo eclesial catalán: se da una opción preferencial por la defensa de la cultura, la lengua y la nación (otros lo dieron en favor de la justicia social y la democracia real marxista).


    2. En la Casa del Llibre del Paseo de Gracia de Barcelona, se ha presentado este martes día 19 el libro de Enric Tintoré i Maluquer titulado "Pensemos un mundo mejor", comentado por él mismo (fue miembro de La Vanguardia hasta el 2009 en Economía y Opinión), en unión con Antoni Puigvert, columnista de La Vanguardia.

    Puigvert dice que se encuadra dentro de la tradición católica ilustrada del pensamiento racionalista, elogiando la síntesis, sinergia e interdependencia que realiza Tintoré entre el pensamiento racional occidental y el pensamiento intuitivo oriental.

    ¿Y qué dice Tintoré de su libro? Pues lo veo como otra idea más de la New Age, situada entre el misticismo cuántico, el pensamiento positivo y el inconsciente colectivo de Jung.

    En su exposición, entre otras cuestiones, observo que fusiona la mística de los yoguis con la ciencia cuántica, al afirmar que con unas técnicas especiales, como puede ser la técnica de las afirmaciones, es posible controlar la dieta de pensamientos personales mediante la meditación de ideas positivas, con el fin de crear beneficiosas nubes de pensamientos colectivos que transforman la realidad personal, social y natural.

    Esta técnica de afirmaciones consiste en repetir, por ejemplo, "el infinito es paz, yo soy paz", y en el momento en que uno se siente en el gozo y la paz, entonces tenemos la prueba de que estamos unidos a esta mente universal creadora que genera crecientes nubes de paz colectivas en todo el planeta.

    www.udllibros.com/libro-pensemos_un_mundo_mejor-U210030085

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué tendrá que ver la física cuántica con la religión? El clero de Barcelona tiene un despiste astronómico. A estas horas, si lo leen, dos físicos católicos de la Autónoma de prestigio internacional deben estar abochornados. ¿Para eso mantienen sus creencias en un medio hostil? ¿Para que venga un clérigo cerbatana, promocionado por Sistach y su corte, y disparate con semejantes imbecilidades? Conocí a esos clérigos en la segunda mitad de los años sesenta, en mis años estudiantiles. Comía en una tasca de los alrededores de la "Central" (para los foráneos, el edificio rectoral de la Universidad de Barcelona). Venían a confraternizar con los estudiantes, no para indicarnos el camino del cielo, sino las reivindicaciones políticas. Como bien dice el articulista. Muy pronto empezaron a difundirse entre la prensa adicta al régimen comportamientos non santos de alguno de ellos. Andando el tiempo, la propia historia se vengaría de esos clérigos en las memorias de socialistas aprovechados, como el testimonio de Maragall quien cuenta cómo no le costó nada que Mosñen Dalmau le llevara a París en su propio coche para una reunión política.

    La verdad es que la historia de la dejación religiosa de ciertos clérigos, seculares y regulares, en aquellos días no fue precisamente encomiable. Por vicisitudes de la vida, tuve estrecho contacto con Jordi LLimona. Mi mujer dirigía una revista destinada al público femenino preferentemente en la que colaboraba el capuchino. Los dislates morales y teológicos del entonces ya militante socialista eran de aurora boreal.

    También conocí a una comunista principal del partido, fallecida haces escasos años, que había sido mujer de Joaquim Boix, el ingeniero aludido en el artículo. Se llamaba María Rosa Borrás. Fuimos como hermanos; ella mucho más generosa con un presunto democristiano, mi caso, que al revés. Respetuosa con las creencias hasta lo inimaginable. Sucedió que el jesuita Alvarez Bolado, podrá desmentirlo si no ha fallecido, quiso entrevistarse con ella. María Rosa lo recibió gustoso. Pero cuál no sería la reacción de ésta cuando el SJ le rogó que no difundiera la existencia de esa entrevista por el qué dirán en el obispado. A lo que María Rosa repuso: ¿has pensado qué me ocurrirá en mi partido si se enteran de que me he entrevistado contigo? Entre los míos no pienso negarlo. Allá tu con tu doblez...

    Hay mucha podredumbre incrustada y que va a costar Dios y ayuda limpiarla con lejía e incluso con salfumán.

    Un abrazo cordial, queridos amigos de Germinans

    ResponderEliminar
  4. Antoni, de Caldes de Montbui20 de junio de 2012, 10:05

    La idea de la manifestació per desmarcar-se d'aquell nacional catolicisme no era dolenta en sí mateixa i crec fins i tot que va ser valenta i necessària El que si es llastimosa és l'evolució posterior de tot allò i de la deriva de capellans com Mn. Dalmau cap a la pèrdua total dels papers. No van entendre l'arribada de la Democràcia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estos sacerdotes fueran celosos de las almas a ellas encomendadas y luego se fueran a manifestación contra Franco no vería ningún problema, lo que pasa es que no era así, sólo les preocupaba la política, aunque casi mejor porque cuando predicaban en las iglesias solo decían disparates.

      Eliminar
    2. Antoni, a ver si lo entiendo, no era mala la idea de manifestarse en contra de un régimen católico y era loable la defensa de lo que vino después, es decir un regimen democrático, abortista, anticristiano,inmoral, enemigo de la familia, perseguidor de la Iglesia, etc, etc.
      Yo a esto le llamo sindrome de Estocolmo o estupidez supina.
      Claro, que ya sabemos que para algunos, primero la tribu y luego Dios.

      Eliminar
    3. Publio Cornelio Escipión20 de junio de 2012, 13:21

      El problema de estos falsos curas era, primero, que no tenían fe; y, segundo, o muy poca formación, en filosofía y en historia, o mucha maldad. Ya en los años sesenta-setenta para quien lo quisiese ver se podía saber lo que era el comunismo, el anarquismo y el nazionalsocialismo. Por si fuera poca la reciente experiencia europea, española y catalana, donde aquí millares de católicos sufrieron persecución y muerte por el solo hecho de serlo y se destruyó buena parte del patrimonio artistico y cultural por el sólo odio a la Iglesia, ahí estaba el monstruo soviético y la China maoista para confirmarlo. Estos lobos disfrazados de corderos traicionaron (y traicionan) a Cristo y a su Iglesia para abrir las puertas al Maligno. Las compañías que frecuentaban (estalinistas y nazionalistas) y frecuentan (nazionalprogresistas) demuestra que de democratas tienen poco, en realidad lo que les gusta es el totalistarismo, la esclavización del hombre por el error y el poder de los idolos (la nación y el socialismoo o el progresismo). Por esto, con este espiritu revolucionario y maligno, nunca podía haber conocido a Cristo, que es Verdad y Amor, de donde nace toda libertad y en el que se funda la dignidad de todo hombre. Para ellos, el sacerdocio sólo fue un disfraz tras el que poder saquear a gusto la Viña del Señor. De todos modos debemos insitir en que los responsables últimos estaban por encima de ellos.

      Eliminar
    4. Como mínimo, esa vergonzosa acción suponía un tremendo desagradecimiento hacia un hombre que había librado a la Iglesia española de una de las mayores y más brutales persecuciones vividas por la Iglesia en la historia. El régimen podía haber cometido errores, pero su represión en nada se parecía a la represión nacionalprogresista de la que nos había librado. Podía ansiar mayor libertades y buscar la democracia, era y es plenamente legítimo, pero con otras formas y discursos. Lo repito, vergonzoso

      Eliminar
  5. Totsv els mals venen ja des de el començament. L´església es fica en política, els politics volen controlar l´església. En definitva, tot és poder i més poder. La senzillesa evangèlica és, per desgràcia, cosa de molt pocs.
    S´ha de tornar a l´evangeli.

    ResponderEliminar
  6. Antoninus, se deja en su escrito de mencionar al entonces sacerdote Jaume Botey, luego secularizado y actualmente dirigente comunista y metido en todos los actos del nacional-progresismo y actividades llisterrianas.

    ResponderEliminar
  7. Parecen dos escuadrones, Compañia A y Compañía B, guiados por sus sargentos a los lados y con los palomos como testigos, atónitos y pasmados, de toda esta clericalada en formación hacia el asalto futuro de los cargos eclesiales que tenían 50 metros a su izquierda (el Palacio Episcopal).

    Jo, que tropa de trepas.

    ResponderEliminar
  8. El comunista Sr. Herrera, tan anticlerical como es, debería leer un poco de historia para saber que si hoy son algo es gracias a aquellos curas comunistas que les aplanaron el camino, les dieron cobijo, y difundieron desde los púlpitos esas ideas, para que tantos buenos cristianos dejaran de serlo y se convirtieran en simples militantes socialistas o comunistas.

    ResponderEliminar
  9. Que desgracia! no sabía (en aquellos años era sólo un niño) que se hubiera llegado a caer tan bajo, ni que Jubany hubiera llegado permitir tales abusos. Lo habeis dicho muy bien: de esos polvos vienen estos lodos: no hay pecado que no tenga consecuencias. Que Dios nos perdone y ayude.

    ResponderEliminar
  10. Y al final de la vida de éstos curas que han conseguido ? pues que las Iglesias estén vacias que los creyentes cada vez sean menos quizás si hubiesen trabajado en la viña del SEÑOR otro gayo nos cantaría,pero como son malos obreros han dejado la viña "pusia".
    Ahora cuando están próximos a rendir cuentas a su SEÑOR que les dirán?.
    Y los monjes de San Benito que hacen usando esos monasterios que eran para "ora et labora" y centros de espiritualidad,para hacer proclamas de tipo politico y demás historias mundanas.Los que sintais esa necesidad ,dejad los monasterios y dedicaros a eso otro y dejad que los creyentes vayan a esos lugares sagrados a encontrar a Dios y no nos ensucien con proclamas politicas y demas royos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo:vas a misa y si nos fijamos pocos nos arrodillamos,porque el arrodillarse solo significa penitencia,indignidad. ¿cuantos vemos arrodillados? Eso lo que han conseguido los curas progres.Esa frase famosa de el Che Guevara: "Prefiero morir de pié que vivir de rodillas".

      Eliminar
  11. Lo de los "maledictinos" de Montserrat (y la monja-alférez chavista) es de alucine, por evitar otras calificaciones. Para mí que se han colocado a propósito fuera de la Iglesia, echando un pulso para ver si Roma toma cartas en el asunto (ya tienen preparados al fotógrafo y al cónsul de plantilla progres, y a Turull con el megáfono), y luego armarán un escándalo internacional. Así es como amedrentan a Nuncios, Congregaciones vaticanas y demás miedicas, y logran que Barcelona no tenga un obispo serio, o, cuando menos, que si viene capte la onda desfavorable y se dedique a hacer el Don Tancredo (perdón, que es término taurino proscrito en el territorio; digamos convertirse en la "salada" mujer de Lot). He vivido varias temporadas con benedictinos (ahora sí) ultrapirenaicos, y qué les voy a contar. Es, como decía aquel, comparar a Dios con un... (pongan aquí el adjetivo gentilicio que más gracia les cause).

    ResponderEliminar
  12. Una nota sobre estos politizados curas de Ignacio Agustí "La ceniza fue árbol - IV - La Guerra Civil":

    El choque del escritor con los sectores de oposición al franquismo culminaría en 1966. Una manifestación de sacerdotes, para entregar en la comisaría de Vía Layetana una protesta por ladetención de un estudiante, motiva un duro artículo en Tele/eXprés que titula «Bonzos incordiantes». La imagen de ochenta clérigos con sotana y su enfrentamiento con la fuerza públicaes recogida por la prensa internacional y la revista norteamericana Life.

    Agustí no censura que los sacerdotes —a quienes divisó desde el autobús— protesten por una situación que juzgan injusta, pero ve en ello una escenificación premeditada. Testimonio de la saña anticlerical en la Segunda República recuerda que en esa misma Vía Layetana un compañero periodista suyo, Miguel Capdevila, había sido detenido en los días revolucionarios de 1936 «simplemente por el hecho deque a un ciudadano le pareció que tenía cara de cura». La referencia a Capdevila no era gratuita; provenía del afecto que Agustí sentía por aquel periodista leridano de orígenes rurales, capaz de escribir un artículo sobre cualquier cosa a partir de recortes de periódico que archivaba compulsivamente y que poseía «la cultura más enigmática y estrafalaria del siglo», lo que le convertía en «un monstruo sagrado, un escritor negro descomunal».

    La indignación del periodista alcanza su cénit al constatar que esa misma Iglesia que el franquismo protegió y mimó bajo el paraguas del nacional-catolicismo ha devenido un ariete de laoposición al Régimen. Una de sus frases provoca la repulsa de sus lectores y le aleja del reformismo monárquico que, en realidad era su órbita natural, para situarlo en constelaciones inmovilistas: «Esos bonzos incordiantes que nos han salido, son una estampa guerrillera muy antigua y conocida en España...». El artículo provoca un alud de cartas de protesta y motiva el relevo de Agustí en la dirección de Tele/eXprés por un Carlos Sentís, malhumorado por el desliz de su amigo, que se ocupará del diario hasta 1968.

    ResponderEliminar
  13. Todo es un dislate. Hace muchoa años asistí a una boda que oficio el P.Dalmau en la homilia negó la indisolubildad del matrimonio. Enmendó la plana al propio Jesús. El Padre Llimona fue un auténtico desastre y al que deseo qu haya encontrado un Señor misericordioso. Así se explica el tremendo daño causado a la Iglesia Católica Universal.En la Iglesia catalana el diablo acampó a sus anchas, gracias a la debilidad de sus Obispos.

    ResponderEliminar
  14. Una pregunta: ¿Cómo es que este pobre diablo ha acabado aparcado en un rincón como Gallifa y no encumbrado forrándose en algún chiringuito nacionalprogresista, como Llisterri y demás? ¿Es que hasta para hacer daño hay categorías?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se hizo la manifestación los curas protestones eran segundones, vicarios o párrocos de pequeñas parroquias como Gallifa.
      Mn. Dalmau tuvo la mala suerte de que las diversas revisiones de los limites territoriales del obispado de Barcelona le dejaron en la diócesis de Vic, alejado territorialmente del centro de las movidas nacional-progresistas que es Barcelona.
      Los diversos obispos de Vic, no han querido problemas con el personaje pero tampoco arriesgarse a ponerlo en una parroquia mayor y lo han dejado en el mismo sitio "in aeternum", y claro él ha hecho de las suyas allí todo lo que ha querido.

      Eliminar
    2. Pobres gallifanos ...

      Eliminar
  15. Cuando regrese San Benito,cerrará la oficina de la generalidad,perdon el Monasterio de Montserrat,por uso indebido

    ResponderEliminar